¿Cómo hacer una clase interesante?

agosto 11, 2009



Dr. Walter Marín
Escuela de Biología
Universidad de Costa Rica



Esta es una pregunta que nos hacemos muchos profesores en la Universidad, especialmente la gran mayoría que nos especializamos en campos muy específicos y variados del saber, pero no tenemos formación académica formal en educación o pedagogía y, aún así tenemos que ejercerla. Cuando nos planteamos esta interrogante, lo primero que debemos preguntamos es una clase interesante ¿para quién? Obviamente la respuesta es, para los estudiantes, lo que nos recuerda un error muy común que muchos cometemos cuando nos enfocamos en nuestra enseñanza, en lugar de, su aprendizaje. Por esta razón, siempre debemos tener presente cuál es el objetivo o propósito que queremos lograr en cada clase y las formas o métodos que implementamos para lograrlo.
¿Cómo hacerlo? ¿Cuáles son esas acciones efectivas en el aula, auditorio o laboratorio que generan un producto (clase) interesante, dinámica, atractiva y formativa para los muchachos (as)? Por curiosidad le pregunté a mis estudiantes ¿cómo creen ellos (as) que se puede lograr una clase interesante?. Ellos(as) me respondieron que esto solo puede lograrse cuando el profesor tiene no solo un dominio sobre el tema, sino que lo más importante es cuando tiene un verdadero interés en enseñar y generar un aprendizaje en ellos(as). En palabras de los mismos estudiantes “El/la profesor/a debe empezar por creer en su trabajo”. Es un asunto de que el/la docente sea convincente, debe tener la actitud adecuada para poder generar también ese cambio de actitud de parte del estudiante. Nuestra primera obligación es motivar y estimular al estudiante.


¿Cuáles consideran uds. que son las actitudes apropiadas que debe tener un profesor con los estudiantes en sus clases?


Nuestro enfoque (docente) debe ser formador más que informador…No se trata solo de dar información, especialmente en esta era en que la cantidad de información es sencillamente abrumadora…Por ello lo más importante es dar herramientas y el enfoque formativo que le permita al estudiante entender esa información, su contexto (relacionar contenidos a realidad nacional y mundial), su significado, su importancia y aplicaciones. Hay que promover la integración del conocimiento y la relación al ejercicio profesional, todo esto implica suministrar información actualizada, y sobretodo hay que estimular el pensamiento crítico en todo momento.

¿Qué opina ud. de la disyuntiva de formar o informar en sus clases?¿Qué piensa ud. sobre permitir una amplia participación de los/as estudiantes en clase a pesar de la presión de tiempo para el cumplimiento de programas de los cursos?

En mi opinión hay que empezar por establecer una conexión personal y directa con el/la estudiante. Hacer un esfuerzo por conocerlos y llamarlos por sus nombres es un buen comienzo. Hay que tratar de generar un ambiente propicio para la recepción del mensaje. Generar una empatía con la audiencia. El uso apropiado del humor puede ser una gran ayuda en este sentido, ya que el humor libera el estrés y ayuda a romper el hielo en la clase y puede facilitar la comunicación. Incluso puede ayudar a establecer asociaciones en el proceso de aprendizaje. Cuando corresponde también se pueden usar señales de conexión con la audiencia, como un lenguaje coloquial moderado o el uso de un lenguaje sencillo, claro y directo sin menoscabo del vocabulario técnico o terminología correspondiente del tema. Lo importante es tratar de crear un ambiente agradable, relajado, flexible, de esta manera se mejora la receptividad de los mensajes, y aumenta asistencia y participación en el aula.

¿Considera ud. que establecer cercanía con el estudiante o usar humor o un lenguaje informal le resta seriedad y efectividad a sus clases?

El/la estudiante debe ser un protagonista del proceso de aprendizaje y no un mero receptor de información. Por ello es vital que la clase sea dinámica y participativa, con muchas intervenciones y preguntas y opiniones entre estudiantes e interactuando constantemente con el/la profesor. En el transcurso de este ejercicio, es probable que se expresen opiniones erróneas, sin embargo, hay que recordar que los errores son parte integral del proceso de aprendizaje, hay que saber manejarlos y aprovecharlos. Lo que hay que tratar de lograr es una participación amplia, rescatar lo mejor de cada intervención de los estudiantes, aún de las erradas, sin hacer sentir mal a nadie y reforzando el aprendizaje general. La clase debe estar centrada en los/as estudiantes y no en el/la profesor/a, por esta razón la tradicional y mal llamada clase magistral, es probablemente la manera más aburrida y poco interesante para los estudiantes y una técnica de enseñanza superada en el proceso educativo del siglo 21. Si no me creen… ¡pregunten a sus estudiantes!

¿Está ud. de acuerdo que la tradicional clase magistral es probablemente un enfoque obsoleto que no responde a una docencia moderna y efectiva?

Hay que permitir que los/las estudiantes tengan la oportunidad de dirigir su propio aprendizaje con la guía y estímulo del/a profesor/a, de esta manera, se logran clases dinámicas, interactivas, más productivas y más entretenidas para todos/as (incluido el profesor ¡por supuesto!). Debemos tratar de ser creativos e implementar juegos y nuevos enfoques y experiencias didácticas en el aula y fuera de ella, según nuestras personalidades y objetivos de aprendizaje. La bola debe rodar en el aula…Es bueno recordar que los muchachos/as que tenemos en nuestras aulas pertenecen a una generación que ha nacido y crecido en esta era de revolución tecnológica, informática y de comunicaciones que tenemos el privilegio de estar viviendo…..Esta circunstancia hay que aprovecharla en el aula para establecer puentes de comunicación con ellos/as que nos ayuden a lograr los objetivos de aprendizaje. Por ello, estamos obligados a una permanente actualización y aprendizaje de nuevas tecnologías. El uso de Internet es probablemente una de las herramientas más útiles en nuestros tiempos. Debemos aprovecharla al máximo…uso de noticias (de fuentes serias), imágenes, películas y documentos para las clases (tanto para el profesor como para los estudiantes) correo electrónico, redes sociales, entre otros. A manera de ejemplo, incluyo algunos enlaces/links interesantes sobre enseñanza y aprendizaje. Todo esto nos muestra el enorme potencial de este recurso para encontrar, compartir y usar información de actualidad de gran valor en el proceso educativo.

Para finalizar, los y las invito a innovar constantemente, no teman romper esquemas tradicionales…es más….¡se los recomiendo!.

Que las preguntas que nos hemos planteado nos ayuden a reflexionar, dialogar y compartir nuestras experiencias. Quedo a la espera de sus comentarios y observaciones…

¡Que tengan un buen día!